Cuando el buceador Eric Desmet se zambulló un día en las preciosas profundidades costa de la Riviera francesa, ¡no esperaba que hiciera un amigo tan cómodo bajo las olas!

Desmet estaba cerca del fondo del océano cuando se encontró con este ágil y curioso pulpo.

Después de liberar una ráfaga de tinta, la criatura de ocho tentáculos se lanzó repentinamente al brazo de Desmet y se aferró con fuerza a su antebrazo antes de avanzar lentamente hacia el área del bíceps.

A medida que Desmet lo lleva lentamente hacia la superficie, el pulpo muestra todos sus fantásticos talentos; no solo sigue abrazándolo y confiando en él, sino que también se camufla rápidamente para mezclarse con el ambiente a su alrededor.

Es fascinante ver sus cambios de colores.

¡Mira el video y compártelo!

Te recomendamos:

videoPlayerId=52ef89b5f

Fuente: © Video Screenshot | Caters