Los elefantes siempre provocan sonrisas. Son criaturas perfectas; adorables, pero majestuosas. 

A estos animales les encanta jugar en familia. Al principio, los elefantes jóvenes suben una resbaladiza colina de barro para tratar de unirse a sus padres. Pero cuando se dan cuenta de lo divertido que es tropezar y resbalar de vez en cuando, no quieren dejar de hacerlo.

Hasta los adultos empiezan a jugar. ¿Quién hubiera pensado que un poco de barro podía ser tan divertido?

Esto demuestra que los elefantes son muy similares a los humanos. Muestran sus emociones, tienen rabietas y les encanta jugar, como a los niños.

¡No te pierdas el divertido video!

videoPlayerId=b0357e890

Ad will display in 09 seconds
Share