Ramos vive en Orlando, Florida. Explica su oficio, diciendo: “Es muy difícil hacerlas, ya que la pasta de dientes se vuelve muy pegajosa y se seca rápidamente. El olor también puede ser bastante abrumador, lo que fue un desafío durante los largos días de hasta 10 horas pintando”.

Originario de México, comenzó esta arte cuando tenía cinco años. En su carrera, ha producido diferentes tipos de obras, entre las que se incluye la fabricación de una a partir de caramelos y latas recicladas.

Dependiendo del tamaño de la foto, puede utilizar entre 20 y 30 tubos de pasta de dientes. El dedo pinta la primera capa, luego la deja secar antes de continuar.

Después de que la primera capa se seca, comienza con la segunda, para que los retratos puedan tener la profundidad y los tonos que requieren. Las múltiples aplicaciones son necesarias porque la pasta puede volverse casi transparente cuando se seca. Aplica múltiples capas para obtener el color que desea. Para los detalles más pequeños, utiliza pinceles para conseguir el look adecuado.

Su más reciente retrato de una celebridad es el de la leyenda de la comedia Robin Williams. 

Ramos explica su obra diciendo: “Pensé que sería la mejor manera de honrar a un hombre que dio su vida para hacernos reír. Por eso quise hacer los trabajos en pasta de dientes ya que esto se asocia con tu mejor sonrisa, y eso fue lo que él nos dio: risas y sonrisas”.

Sus otras obras han sido expuestas en diferentes galerías de Nueva York, Hollywood y Florida.

Mira el video a continuación:

videoPlayerId=0efa23a42

Ad will display in 09 seconds
Share