Dillon Moore, ama a sus hijos, le encanta navegar, pescar y disfrutar del aire libre, pero no le gusta sonreír.

No es que sea un amargado, para nada, él sabe que es bendecido.

Facebook/Dillon Moore

A Dillon le da vergüenza enseñar sus dientes feos. Él comento: “No he sonreído desde que era un niño, siempre me ponía la mano en mi cara”.

 

Dillon tenía unos dientes horriblemente cariados y el destino quiso que el Dr. Kenny Wilstead lo ayudara, y fue cuando navegaba en Facebook que encontró la página de Dillon, y notó que nunca sonreía en sus fotos.

Kenny decidió arriesgarse y se acercó a Dillon, él se sorprendido por la oferta del dentista. Kenny dijo que le encantaría ayudarlo a arreglarse los dientes. 

Pero Dillon dijo que no podía permitirse el lujo de dejar el trabajo para una cita, pero realmente apreció el gesto. Un año después, Dillon tuvo que ir al dentista fuerza.

¿Cuáles eran las probabilidades de que fuera con Kenny? Pues cuando algo te toca, te toca. El jefe de Dillon lo envió a la oficina de Kenny para remediar su dolor de muelas. 

Y ahora aquí estaban, cara a cara. Dillon recordó la oferta de Kenny de hace un año, pero lo que es más importante, también lo hizo Kenny.

“Hoy es el primer día en el que arreglé una sonrisa sin que el paciente lo supiera…”.

Kenny adormeció en secreto a Dillon y rápidamente se puso a trabajar, ¡para que Dillon no se diera cuenta!

El procedimiento duró dos horas y cuando Kenny le reveló la sorpresa a Dillon, la respuesta del hombre fue increíble. El señor comenzó a llorar, y su video lo compartió en Facebook para demostrarle al mucho lo que el dentista había hecho por él.

“Me preguntaba por qué tardaba tanto”.

Después de que Dillon le mostró a sus hijos su nueva sonrisa, no podían creerlo. 

Facebook/Kenny Wilstead

videoPlayerId=175e6eacd

Ad will display in 09 seconds

De: sharetap

Share