Un perro muy ‘exigente’ de Taiwán no permitía que su dueño dejara de acariciar su costado, dándole una mirada de anhelo compradora cada vez que se detenía.

El divertido vídeo muestra a un perro de cuatro años de edad llamado Fu Fu Fu acostado en una cama y acariciado suavemente por su dueño, parece muy relajado.

Sin embargo, cada vez que su dueño deja de acariciarlo, Fu Fu Fu gira la cabeza para mirarlo hasta que empieza a hacerlo de nuevo.

Te puede interesar:

videoPlayerId=95081f51f