Imágenes fascinantes de un pueblo remoto en el norte de Tailandia muestran cómo los lugareños producen hermosas sombrillas hechas a mano.

Los residentes de Bo Sang, Chiang Mai, han estado haciendo los paraguas durante casi dos siglos.

Es una tradición que comenzó cuando un monje budista de la aldea hizo una peregrinación a la vecina Birmania, o Myanmar, donde descubrió el arte de hacer sombrillas.

Pasó la habilidad a sus compañeros locales, y una industria surgió en el pequeño pueblo.

Llegaron a ser reconocidos mundialmente por sus intrincados y hermosos paraguas, enviándolos a través de Tailandia y el resto del mundo.

Cada uno cuenta con un diseño pintado a mano en el material de seda.

Las imágenes tomadas de un taller en el pueblo muestran cómo los artesanos y las mujeres producen el marco de bambú.

El tejido de algodón y seda se enrolla a mano, antes de estirarlo sobre el marco de bambú y dejarlo secar al sol.

Luego se rocían con un color base antes de que los pintores pongan los toques finales con hermosas escenas de Tailandia.

Te puede interesar:

videoPlayerId=98ecdf729