Los viajes en el tiempo han captado la atención del público en los últimos años.

Tal vez  porque existen diferentes relatos y testimonios de personas que afirman haber presenciado o incluso experimentado este extraño fenómeno.

Tal es es el caso de Thomas Johnson, un niño que desapareció y regresó a su casa después de 60 años.

Así comienza su increíble historia:

En julio de 1912, Thomas era un niño como cualquiera,  de diez años, que vivía en una granja con sus padres.

Se encontraba jugando con sus amigos cerca de un lago artificial cuando ocurrió el suceso inexplicable:

Al parecer, el lago  ya estaba allí cuando el padre de Thomas había comprado la granja. El niño  tenía prohibido  acercarse a él, puesto que el progenitor sospechaba que cosas muy extrañas ocurrían alrededor y dentro del lago, por ejemplo, la desaparición de animales.

Thomas, ignorando el consejo paterno, se acercó a la orilla del lago, donde se comenzó a formar un misterioso remolino que absorbió al niño por completo, ante el espanto de sus amigos.

El padre de Thomas dio aviso a las autoridades, que buscaron al niño sin ningún resultado.

Hasta que en julio de 1970, casi 60 años después de  la inexplicable desaparición, el padre de Thomas, ahora con 91 años, se encontraba cerca de  aquel misterioso lago vio, conmocionado, en el lago se comenzó a formar un remolino, del cual surgió su hijo Thomas, 58 años después.

Las autoridades le tomaron las huellas dactilares a Thomas, que ahora contaba con unos  de 15 años (tan solo habían pasado cinco años para él).

Como era de esperarse, este caso llamo tanto la atención, que  Thomas y su padre  decidieron mudarse y cambiar de identidad.

Hoy en día se desconoce su paradero.

Lo que el niño vio o vivió en ese período de tiempo en el que estuvo ausente, también forma parte de este gran misterio. Mira el video para conocer más sobre esta atrapante historia.