El pigmento milenario “púrpura han” sorprende a los científicos con algunas de sus inusuales propiedades: emite luz fluorescente, ¡y puede convertir tres dimensiones en dos!

El misterioso pigmento púrpura Han fue utilizado por los chinos para pintar murales, cerámica, joyería y decorar a los increíbles guerreros de terracota.

Es una maravilla tecnológica, creada hace unos 2.800 años, con componentes inorgánicos y un procedimiento muy preciso.

Este proceso no pudo ser reconstruido sino hasta 1992, cuando los investigadores lograron identificar su composición.

Desde entonces han descubierto increíbles propiedades del púrpura Han, incluyendo la capacidad de emitir poderosos rayos de luz en el rango del infrarrojo cercano.

Además cuando se expone al frío extremo y a un campo magnético intenso, los pigmentos cambian a un estado llamado ‘punto crítico cuántico’ donde “pierde” su dimensión vertical.

videoPlayerId=66f42d51d

Esto significa que las ondas de luz que viajan a través de él sólo pueden moverse en dos dimensiones, posiblemente debido a la estructura del mineral.

Físicos de Stanford creen que el pigmento podría haberse producido espontáneamente durante la fabricación de vidrio o de jade blanco, ya que ambos contienen sílice y bario.

Por una razón desconocida, el púrpura Han desapareció por completo después del año 220 d.C., y nunca fue visto nuevamente hasta su redescubrimiento en la década de los noventa.

Te puede interesar:

videoPlayerId=5a3a36e09