Wilson, de dos años, tuvo el mejor momento de su vida chapoteando en un charco en Halifax, Canadá.

Wilson Sweeney sufre de parálisis cerebral lo cual afecta su capacidad para usar las cuatro extremidades.

Por primera vez, fue capaz de salpicar en un charco con un poco de ayuda de su madre.

”Wilson nunca salpicó en un charco hasta hoy. Algo tan simple y algo que a todos los niños pequeños les encanta hacer. Él no es una excepción, tuvo el mejor momento”, escribió su familia en la Internet.

El video fue publicado por Newsflare en su cuenta de Rumble el 7 de agosto de 2018.

Te puede interesar:

videoPlayerId=fecf0a5aa