¿Qué niño no quiere un cachorro? Es un amigo que no se aparta de tu lado pase lo que pase y siempre está ahí para hacerte compañía y consolarte en momentos de necesidad.

Los niños que crecen con un perro aprenden algunas lecciones cruciales. Los perros pueden enseñar a los niños cosas como la compasión, el juego limpio, el compartir y el amor incondicional, principios que son muy importantes.

Naturalmente, los padres pensarán largo y tendido si deben o no comprarle a sus hijos una mascota propia, ya que es un gran problema tener que cuidar de un ser vivo.

Pero como es una excelente manera de enseñarles a los niños las obligaciones y la rutina, algunos terminan cediendo a las molestas peticiones de sus pequeños.

Mira el caso de Tatum, por ejemplo. Hacía mucho tiempo que la niña quería un cachorro. Incluso escogió un nombre para su futuro perrito: Winston.

Así que cuando sus padres decidieron ceder a su deseo, el día de su cumpleaños, pusieron en marcha un plan muy elaborado que la sorprendió por completo. 

En este video, publicado en la cuenta de Newsflare en Rumble, amigos de la familia se acercan mientras la familia de Tatum está comiendo.

videoPlayerId=964910436

La pareja trae un cachorro con ellos, uno que increíblemente se llama Winston. La niña se levanta inmediatamente al ver al perrito y alguien le pregunta si le gustaría sostener al cachorro.

Mientras la niña sostiene al perro, su madre le dice: “Oye, Tatum, mírame. Feliz cumpleaños”. Tarda un momento en asimilarlo, pero la niña se da cuenta de que el cachorro es un regalo de cumpleaños para ella. Inmediatamente llora de alegría cuando se da cuenta de que la bola de pelos que tiene en brazos es suyo.

“Han pasado tres años desde que mi hija pidió un cachorro por primera vez”, dijo la madre. “Cada vez que pasa junto a un cachorrito, dice: ‘¡Mira, mamá, es Winston!'”.

“Una semana antes de su cumpleaños, mi amiga y su hijo nos ayudaron a crear la gran sorpresa”, explicó la madre. “Se hicieron pasar por los nuevos dueños de un dulce cachorro al que llamaron Winston”.

“Estábamos cenando fuera y ellos venían paseando inesperadamente mientras comíamos, y esto es lo que pasó”.

Te puede interesar:

videoPlayerId=5d99d406f