Tina Traster y su marido siempre habían querido formar su propia familia, pero por cuestiones de la vida no podían hacerlo de manera natural.

Es por esto que le dieron una oportunidad a la idea de adopción y así fue como conocieron a Julia. Según el sitio Newser, an 2003 ella era apenas una bebé recién nacida que había sido abandonada en un orfanato de Rusia.

Sin perder más el tiempo, el matrimonio reunió todos los papeles necesarios y, 8 meses luego, consiguieron convertirse en los padres legales de la pequeña.

Como podrás ver en el video de Noticias y algo más, al llevarla a casa estaban convencidos de que al fin su sueño se había cumplido y que ahora podrían disfrutar cada minuto junto a ella, pero nunca se imaginaron lo que sucedería más tarde.

Algo no iba bien, pues, la niña evitaba el contacto visual y no dejaba que Tina no permitía ser tomada en brazos, se mostraba triste y desconectada. Con esto, su madre quedó completamente destrozada, pues, no entendía qué era lo que estaba haciendo mal y por qué su hija no la aceptaba.

videoPlayerId=0a1ea0987

La mujer dio a conocer su historia desde su Facebook personal en el que escribió: ”Yo caí en depresión, pensaba que había cometido un terrible error. Quizá no debía ser madre”. 

Pasaba el tiempo y nada era como el principio, sino que aún peor. El comportamiento de Julia se había agravado. Al saber esto, la madre tomó una última decisión, la llevaría a que un psicólogo especializado la analizara y le dijera qué estaba pasando con su pequeña.

Al ser analizada, una terrible verdad salió a la luz. ¡Mira lo que descubrieron!

Fuente:

Te puede interesar:

videoPlayerId=b8bfcf48a