Los trenes en China generalmente viajan abarrotados de personas. Ahí tienes la posibilidad de comprar un viaje con asiento si son trayectos largos o simplemente quedarte de pie si son trayectos cortos. 

Un anciano fue de los primeros en abordar el tren pero como no había comprado un boleto para un asiento, se apresuró a sentarse en un lugar vacío. Pensó que si el dueño aparecía y se lo pidiera, él se levantaría. Para su sorpresa, el tren comenzó a andar y nadie lo molestó.

Durante el recorrido, vio cómo el tumulto de gente parada empujaba y empujaba a una delgada jovencita. Él comenzó a entablar una conversación con ella, pronto se dio cuenta que el asiento pertenecía a la joven.

Sin embargo esta situación no pasó inadvertida por el inspector de boletos. El inspector se acercó a la chica para consultarle sobre su asiento. Tal fue la sorpresa de la respuesta de la joven, que no solo el inspector quedó asombrado sino todo el vagón del tren.

¿Qué sucedió en ese tren que suscitó tanto revuelo y se volvió viral en las redes sociales? 

Descubre cómo esta joven actúo correctamente en el siguiente vídeo.

videoPlayerId=e688a7489