Janice Hall es una mujer independiente. A pesar de su edad y el hecho de que necesita usar un carrito para llegar a donde va, todavía hace las cosas.

Fue de compras a Walmart en Oklahoma City, Oklahoma, Estados Unidos, y se preparó para caminar más de 3 km con una temperatura abrazadora de 37 grados centígrados, una tarea peligrosa para cualquier persona, de cualquier edad (y ni siquiera era su última tarea del día), pero a ella no parecía molestarle.

Por casualidad, el aviador Jibril Jennings conducía mientras Hall caminaba por debajo de un paso elevado de la autopista, su carrito cargado con sus compras. Al verla, Jennings detuvo su automóvil y se dispuso a ayudarla.

 Facebook / ByfordMotorsOKC

Pudo transportar a Hall y sus posesiones de regreso a su casa en la seguridad de su auto, y los dos entablaron una conversación.

“Una vez que me subí al auto, ella inmediatamente comenzó a hablar”, dijo Jennings a  KWTV-DT. “Ella me recordó a mi abuela, comenzó a contarme sobre su día”.

Cuando dejó a Hall, también notó que la rampa que conducía a su casa podría necesitar algo de reparación, y prometió regresar con algunos amigos aviadores para encargarse de eso.

Si no hubiera sido por una mujer llamada Amber Roy, que vio a Jibril ayudando a Hall, el mundo nunca hubiera sabido lo que estaba haciendo.

videoPlayerId=b1ca43646

“¡Esto debería volverse viral!”, publicó en Facebook junto con las imágenes que captó. “Este aviador acaba de ayudar a esta anciana  señora con sus comestibles en una temperatura de 37 grados centígrados y la llevó a su destino!”.

“¡Dios mío, mi corazón se está derritiendo! ¡Quedan buenas personas en este mundo! Dios te bendiga aviador!”.

“La forma en que la gente conducía, no pensé que alguien estuviera grabando”, dijo Jennings a KWTV-DT. “Ni siquiera me di cuenta de que había alguien a mi alrededor”.

Su acto de amabilidad hubiera sido igual de amable si no hubiera sido publicado, pero ha calentado muchos corazones desde que se volvió viral.

En cuanto a Hall, parece haber disfrutado la interacción con Jennings y ella parecía agradecida por la ayuda, pero también ha dejado muy claro que las personas no deberían preocuparse por ella.

“Ese hombre era realmente un tipo dulce, [yo] simplemente no podía creerlo”, dijo Hall. “Luego vino aquí y ayudó a llevar estas cosas”.

“Puedo soportar el calor, no me molesta”, ella agregó. “Prefiero tener calor que aire acondicionado”.

Aún así, el camino abierto es peligroso, y los actos de bondad inmediatos y futuros de Jennings hacia Hall no serán olvidados pronto.

Te puede interesar:

videoPlayerId=98557aaed