La historia que te traemos hoy es muy tierna.

Cuando los niños son pequeños los padres compran y organizan su habitación y la cama lo mejor posible para que el pequeño estuviese a gusto y formara su mundo propio allí.

Y así hizo un matrimonio, que pusieron todo su empeño en construirles con sus propias manos las camitas para sus hijos.

Uno de ellos se enfrentó a un dilema en 2016 cuando su pequeño hijo llamado Jack, que había crecido bastante, ya no cabía en su cuna.

Una mañana el pequeño Jack, se levantó adolorido y contó al padre que sus sueños eran interrumpidos en la noche debido a que no tenía espacio suficiente para moverse dentro de la cuna.

Ante esta situación, el padre supo que no debía quedarse con los brazos cruzados y debía dar solución inmediata a este problema, por lo cual se puso manos a la obra.

Te invitamos a continuar viendo el vídeo que te mostrará lo que este padre preocupado hizo por su amado hijo, en una decisión muy bondadosa por darle lo mejor.

videoPlayerId=08dc377e0

Fuente: STR Red