¿Qué tan bien estamos preparados para emergencias? Puede parecer que estamos listos para apresurarnos a rescatar a nuestros hijos si algo sucede, pero de hecho, nuestra falta de habilidades puede ser la razón de nuestros fracasos.

Este video de un bebé que se ahoga es una muy buena pieza de evidencia. La madre, Ana Graham, notó que su bebé de 14 meses, Lucía, se había atragantado con su comida y no podía respirar. Intentó despejar sus vías respiratorias de la obstrucción tocando su parte superior de la espalda, pero nada funcionó. Aterrada, Graham pidió ayuda y, afortunadamente, dos policías llegaron corriendo del patio de comidas y se hicieron cargo de la misión de rescate.

La bebé no pudo respirar durante más de un minuto, pero la vía aérea de la niña se liberó de un pedazo de comida y se la puede ver respirando nuevamente al final del video. ¡Eso es un gran alivio!

El oficial Robert Ayala le da crédito a su entrenamiento por poder actuar rápidamente:

Esto sucedió tan rápido, tu no tienes tiempo de reaccionar. Es como la memoria muscular.

Cada año, se somete a capacitación para situaciones de emergencia, incluida la asfixia en adultos y bebés.

¡Es espeluznante pensar que otro segundo podría haber costado la vida de un bebé!

La situación es tan común que ocurre al menos una vez en cada familia: los bebés y los niños pequeños se tragan pequeños objetos todo el tiempo. Desafortunadamente, a veces pueden obstruir la respiración y llevar a consecuencias trágicas.

St. John Ambulance, una organización de capacitación en primeros auxilios, creó un video entretenido que enseña primeros auxilios para casos relacionados con el ahogo. Se titula “The Chokeables ” y presenta los objetos más comunes con los cuales los niños se atragantan.

Esta muñeca explica 2 técnicas sencillas de primeros auxilios:

1. Coloque a un bebé boca abajo en su muslo y realice 5 golpes en la espalda;

2. Si el objeto todavía está en las vías respiratorias, déle la vuelta al bebé y déle 5 empujes en el pecho;

3. Si estos pasos no producen resultados, ¡llame a una ambulancia inmediatamente!

¡No se demore: cualquier segundo es vital! Con suerte, los padres nunca tendrán que dar el tercer paso.

videoPlayerId=cfb8bb694

También te puede interesar:

videoPlayerId=b8bfcf48a